La solución está aquí y ahora

gente feliz

Así como las malas noticias parecen multiplicarse cada día, también cada día más personas estamos despertando, adquiriendo un nuevo estado de consciencia. No somos simples peones en el juego de la vida. Pero no es un juego fácil, no se enseñan las reglas: se aprende a medida que se va desarrollando.

Como decía Eudomar Santos, “Como va viniendo, vamos viendo”, un personaje emblemático de: “Por estas calles”, telenovela venezolana transmitida en los 80.

Queremos que aparezca un manual de Instrucciones, cuanto más complicado mejor. ¿Por qué será que a veces preferimos lo complejo a lo simple?… será para después no cumplirlo porque es muy complejo… hay que echarle la “culpa” a alguien.

Es tiempo de mirar adentro y comenzar a descubrir que venimos con las instrucciones, sólo que no nos damos cuenta que ya las tenemos.

Buscamos gurúes y libros de autoayuda para luego echarles la culpa cuando nos fallen. Claro que podemos buscar ayuda para clarificarnos, pero tenemos que saber que lo que vivimos es producto de nuestra responsabilidad.

Salgamos de nuestra zona de confort

Una manera de crecer es poniéndonos incómodos. El manual que traemos sólo se activa cuando respondemos a los desafíos de la vida.

Porque todos llegamos a un cierto nivel de conveniencia, de conformarnos con poco, de acostumbrarnos a la mediocridad conocida y supuestamente segura. Como diría un amigo a quien tengo mucho tiempo sin ver: “de seguir cómodamente jodidos”.

Pero en algún momento, esa comodidad se vuelve incómoda y sabemos que tenemos que cambiar algo. Atrevernos a salir de esa área significa transformación. Y eso, aunque suene contradictorio, da miedo.

Y ¿qué es el miedo? Lo contrario al amor, que no reconocemos ni vemos. La desconfianza que nos invade cuando nos sentimos solos, desgraciados, perdidos…

Cuando sentimos miedo, nos olvidamos de nuestra naturaleza, hemos creado inconscientemente nuestros miedos, y también podemos conscientemente disolverlos.

Un error común es pensar que sólo la información hará el cambio que anhelamos. Pero el auténtico cambio se producirá cuando llevamos esa información a la práctica. Esto también da miedo. Tenemos que aprender a internalizar que el miedo es una gran mentira.

Cuando nos damos cuenta de que hacemos y pensamos lo mismo de siempre, tomemos una pausa y apliquemos una nueva actitud, una y otra vez hasta que se internalice.

A veces creemos que sólo pensando resolveremos todo. Y resulta que nos llenamos de pensamientos repetidos, jamás encontraremos la solución desde la razón.

hoja amarilla hoja verde

Somos uno

Cuando estamos en silencio es cuando permitimos que aparezcan las soluciones.

Dios, los ángeles, guías espirituales, el universo nos muestran continuamente las soluciones a través de los hechos cotidianos. Lo que necesitamos saber, hacer, tener, está integrado a nuestro ser, está alrededor, sucede cada día.

No tenemos que ser de otra manera. Somos todo lo que necesitamos. Apreciemos nuestras cualidades. Nada de compararnos con las virtudes de otros. Cada quien lleva su propio proceso de vida, eso que vemos es reflejo de lo que sentimos. No seamos una versión de segunda de nadie sino la mejor versión de nosotros mismos, somos uno.

Somos uno

No hay nada que temer

Cuando cumplí 15 años mi papá me regaló una tarjeta (que aún conservo) con una dedicatoria muy oportuna para el tema de este post: “lo que tenemos, en comparación con lo que quisiéramos tener, nos parece pequeño. Pero muy pocas personas logran tenerlo todo. Amemos lo que Dios nos da y luchemos por lo que nos falta, sin desesperar”.

Cada día tenemos la oportunidad de dejar de enjuiciar, enojarnos, quejarnos, victimizarnos, deprimirnos. Cada día podemos sonreír, dar una palabra de aliento, modificar un pensamiento, cambiar una actitud, agradecer, cuidar nuestra salud, hacer silencio y escucharnos, sintonizarnos con la paz, la abundancia, la alegría y el amor que somos. Sin miedo, sintiéndonos seguros y pensando que todo estará bien.

El siguiente es un video que invita a la reflexión, cada día es un regalo.

Desde observar un hermoso atardecer, hasta escuchar una canción bellamente interpretada por Allan Phillips. Desde respirar profundamente, hasta observar un excelente video realizado por Julio Martínez.

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. elisabet soriano dice:

    Gracias, simplemente, por recordarnos lo que debemos tener presente siempre :))

    Me gusta

    1. Gracias por compartir tu comentario aqui! definitivamente compartir nos llena mucho

      Me gusta

  2. Laura dice:

    Excelente!!!!!! Gracias por estas gotitas desestresantes…. Con la crianza de mi hijo, quien quedo sordo por antibióticos, logre ver y entender que el miedo es producto de lo oímos, las personas con una discapacidad auditiva demuestran asombrosamente que no temen a nada, y a medida que se van educando y van entendiendo los patrones lingüísticos de la comunicación oral comienzan a conocer el sentido el miedo…. Es así como llegue a la conclusión que el ser humanó nace sin miedos, y entonces por que razón nos atamos a ese sentimiento tan castrante día a día……masoquismo? Pues como que si….conclusión debemos regresar a nuestro origen….besitos Deborita!!!!

    Me gusta

    1. Gracias Laura! es asi… ♥ debemos renacer y volver a nuestro estado natural: con amor, sin miedo, sin límite… ♥ aquí y ahora

      Me gusta

  3. Juan Miguel dice:

    Que grato saber que tenemos la solución a nuestro alcance. Y que las cosas que nos llenan son gratis. Los paisajes por ejemplo. Es cuestión de elegir lo que queremos ver. Que hermoso este artículo Deborah!! Me gusta. Y que bueno ese video que publicaste. Muy relajante tanto las imagenes como la música!! Gracias

    Me gusta

    1. ¡¡Hola!!
      Si, ¡es el juego de la vida! Estamos viviendo momentos para mirarnos por dentro y así descubrir lo que vinimos a hacer, y que no es tan complejo ser felices y alcanzar el bienestar. Solo dejemos de pensar que tenemos que llegar al drama disfrazado de ilusión o al dolor que provoca esta ilusión para darnos cuenta que hay que cambiar. La solución la hemos tenido siempre pero nos encanta un rollo. Por eso es hora de reconocer que somos responsables de lo que nos sucede. Contenta que te haya gustado el artículo, el video y la música de Allan Phillips. Si quieres ver más videos de Julio Martinez, aquí está el link: https://www.youtube.com/user/1yotube

      Me gusta

  4. Reina Sánchez dice:

    Hermoso post. No hay nada que temer… Es cierto, estamos acompañados y protegidos. Apreciar las cosas bellas. Feliz de leer este tipo de escrito. Complementa muy bien con el video… Buena combinacion… Relaxxxxx

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s